Gestión
Económica

Cuando comenzamos la gestión establecimos nuestras prioridades como Gobierno a partir de lo que pedían los vecinos: hacer las obras, cuidar a los que más lo necesitan y dar las peleas para vivir más seguros. Para eso era preciso tener las cuentas ordenadas y asignar los recursos a dónde más hacían falta.

En la Provincia que encontramos la presión impositiva había alcanzado su máximo histórico, la inversión en obras era apenas del 3,7% del presupuesto, la más baja de todo el país, y las cuentas públicas eran altamente deficitarias.
Además, en diciembre de 2015 no había plata para pagar los sueldos y los aguinaldos de diciembre y se acumulaban numerosas deudas, muchas de ellas no registradas. A esto, se sumaba que las transferencias a los municipios estaban retrasadas y más de 100 eran deficitarios.

Las políticas que comenzamos a implementar tuvieron como objetivo enfrentar estos problemas y encontrar soluciones a largo plazo que ordenaran las cuentas de la Provincia para poder poner los recursos donde la gente los necesitaba.

 

Todavía queda mucho por mejorar pero la situación económica de la Provincia es muy superior a la que encontramos.

Las cuentas públicas mejoraron significativamente. El déficit fiscal se redujo a la mitad: desde el 1,1% del PBG en 2015 al 0,6% proyectado en 2019.

Se disminuyó la presión impositiva desde el 5,8% PBG en 2015 al 5,0% proyectado en 2019.

Se duplicó la inversión en obra pública. Pasamos de USD 3.069 M en la gestión 2012-2015 a USD 6.144 millones en 2016-2019.

La deuda a finales de 2019 va a ser igual a la recibida en diciembre de 2015. La diferencia es que se ve, está en las más de 2.000 obras que se ejecutaron entre 2016 y 2019.

Todo esto fue posible gracias a la recuperación del Fondo del Conurbano y a la implementación de un Programa de Mejora del Gasto.

En cuanto a la relación con los municipios, regularizamos y pagamos las deudas pendientes y creamos nuevas transferencias con fines específicos, cuyos coeficientes de distribución se basan en indicadores socioeconómicos que son mensurables.

Con respecto a la información pública, fortalecimos las estadísticas provinciales y sancionamos la Ley del Sistema Estadístico Provincial.

El desafío es continuar cuidando los recursos de los vecinos, llevando respuestas con transparencia y mejorando las condiciones para que se genere más trabajo y podamos desarrollar al máximo el enorme potencial que tiene nuestra Provincia.