#YODECIDO

Yo decido que nunca más un político nos vuelva a faltar el respeto.
Yo decido que se termine la improvisación.
Yo decido que la educación se vuelva intocable.
Yo decido que se respete al que trabaja.
Yo decido que se respete al que da trabajo.
Yo decido que la justicia sea igual para todos.
Yo decido que podamos caminar por la calle tranquilos.
Yo decido dejarle un país con futuro a mis hijos
Yo decido que Argentina sea mi lugar para emprender.
Yo decido ser de los millones de argentinos que quieren otra cosa.
Yo decido que a partir del 14 de noviembre, el futuro sea nuestro.

Cada uno de nosotros puede decidir el comienzo de un nuevo rumbo para el país. 
Hagámoslo juntos.  Sumate con tus ideas haciendo click acá

#YoDecido.

El 12 de septiembre dijimos BASTA a los atropellos, a la improvisación y a la falta de rumbo. Y ese basta no tiene vuelta atrás.

Lo hicimos juntos porque esa es la mejor manera de recuperar nuestro futuro, nuestros valores y la esencia que nos quisieron robar.

Juntos dijimos NO a un modelo de país que no es el que queremos ni para nosotros ni para nuestros hijos. Y juntos vamos a transformar este nuevo camino que empezamos en una realidad.

Juntos vamos a construir un país que nos cuide a todos por igual, sin privilegios para nadie. Un país que, a través de la educación y el trabajo, nos dé oportunidades para crecer y progresar. Un país que nos permita vivir seguros. Un país que nos dé la tranquilidad de que nuestros representantes nos escuchan y nos valoran. Un país que nos llene de orgullo.

Hoy estamos juntos para construir este país que nos merecemos. Y vamos a estar todavía más juntos en el Congreso para formar un bloque grande de diputados que van a dejar todo para defender nuestros valores y nuestra identidad como argentinos.

Ya elegimos un camino posible. El 14 de noviembre, seamos muchos más los que nos sumamos para hacer JUNTOS historia.

ES CREER QUE HAY FUTURO

Los argentinos estamos pasando uno de los momentos más duros de nuestra historia. Como nunca antes se avanzó sobre nuestras libertades, sobre la educación de los chicos y sobre el trabajo de todos. Se avanzó contra lo que somos y frente a eso decimos BASTA.

Tenemos que recuperar nuestro mito fundante del trabajo y la educación como motores de progreso y de desarrollo. Tenemos que volver a generar un futuro con oportunidades.

Para eso, la educación es esencial. Tenemos la responsabilidad de darles las herramientas a todos los argentinos para que sean innovadores y creativos, y también para que puedan adaptarse en un mundo de constante cambio.

Nosotros estamos convencidos de que con una educación de calidad preparamos mejor a nuestros chicos para la vida y para el trabajo, y es con trabajo que vamos a progresar.

El empleo formal registrado no crece desde el 2011, por otro lado durante la pandemia, se perdieron casi 200.000 puestos de trabajo y se recuperaron sólo la mitad. La gente está agobiada y con mucha incertidumbre sobre el futuro.

La mejor política social es el trabajo. Lo mejor que podemos hacer para recuperar nuestro futuro, es conectar a las personas con las oportunidades que el sector privado pueda generar. Es el momento de trabajar juntos y ocuparnos de la mayor deuda con los argentinos: crear empleo de calidad.

Quienes dan trabajo necesitan que los aliviemos, que generemos las condiciones para que puedan potenciar la capacidad emprendedora y productiva que sabemos que la Argentina tiene, pero que está limitada porque hay un Estado que no la deja crecer.

Aquellos que generan trabajo no aportan solamente un sueldo, aportan un lugar para desarrollarse, formarse y salir al mundo. Tenemos que asegurarnos de que lo puedan hacer de la mejor manera posible y sin trabas.

Quienes buscan trabajo necesitan que los acompañemos y que los conectemos con las oportunidades para que puedan progresar. La asistencia en la emergencia no puede ser la norma, tiene que ser momentánea y estar conectada con un puente hacia el trabajo.

Vamos a dar las peleas que haya que dar para que podamos vivir mejor, para recuperar nuestro futuro y generar nuevas oportunidades para todos.

En ese camino, tenemos que garantizar el respeto por la libertad, defender nuestros valores y la República. Ofrecemos una alternativa que termina con los privilegios, que deja atrás a los funcionarios que se creen por encima de la ley. Vamos a pelear en el Congreso por la transparencia y las instituciones.

Nuestras propuestas:

Educación para el progreso

La educación tiene que ser con los chicos en las aulas. Tenemos que darles las herramientas necesarias para que puedan desarrollarse y desenvolverse con libertad.
 
Para empezar, es fundamental recuperar lo perdido en este tiempo sin clases presenciales. La Ciudad, por ejemplo, ya revinculó a la mitad de los 6500 chicos que habían perdido relación con la escuela.
 
Otro paso muy importante para fortalecer el sistema educativo, es evaluar. Lo que no se mide, no se puede mejorar. La evaluación nos dice dónde estamos, cómo seguir y qué mejorar.
 
En ese camino no podemos dejar de lado a las familias. Queremos que estén presentes en el debate educativo porque son imprescindibles en el desarrollo de los chicos.
 
 
Tenemos que garantizar una educación de calidad, que incluya el vínculo de los jóvenes con el mundo del trabajo. La experiencia educativa debe ampliar los espacios de aprendizaje más allá del aula y estar articulada con diferentes sectores, como el productivo o el cultural. 
 
 
  • La escuela siempre abierta
  • Recuperación de clases para quienes perdieron contacto con la escuela
  • Incluir por ley a las familias en el debate educativo
  • Evaluación educativa nacional obligatoria
  • Prácticas formativas obligatorias en la escuela
  • PASE cultural: promover y democratizar el acceso a la cultura

Alivio para quienes dan trabajo

Es imprescindible aliviar la carga de aquellos que generan o pueden generar empleo y volver a conectar a las personas con las oportunidades que necesitan para progresar. 
 
Hoy no se trabaja como hace 20 o 30 años, las necesidades y las demandas cambiaron. Tenemos que adaptar nuestra manera de entender el mundo del trabajo para lograr romper esta traba que no nos permite salir adelante. Necesitamos pensar nuevas formas de contratación que aseguren la creación de todos los puestos de trabajo posibles. 
 
Por otra parte, es inaceptable que alguien que podría contratar más gente no lo haga porque tenemos un Estado que se interpone con regulaciones excesivas. El gobierno nacional aumentó o creó 19 impuestos en este último año y medio, ¿cómo vamos a crecer si la única idea es cobrar impuestos?. Nosotros proponemos un camino de reducción paulatina y segura de los impuestos al trabajo.
 
 
  • Ley de reparación: reducir los impuestos al trabajo a sectores más golpeados (gastronómico, hotelero, turismo)
  • Nueva moratoria de impuestos al trabajo para PyMEs
  • Exención de impuestos al trabajo a nuevos empleos en PyMEs
  • No crear nuevos impuestos a la producción, ni subir los existentes
  • Garantía de estabilidad fiscal para inversiones 
  • Banco Central Independiente para frenar la inflación

Reconversión de planes sociales para jóvenes en trabajo

 

La mejor política social es el trabajo. Tenemos que acompañar a los jóvenes en su crecimiento y darles herramientas para que desarrollen la autonomía necesaria para no depender de nadie en la construcción de su futuro.

Hoy, la única política social que existe son los planes orientados a la supervivencia, a proveer a las personas lo mínimo indispensable. Nuestra obligación es ayudar a la gente que se queda sin trabajo a conseguir otro para salir adelante y a progresar, que no necesiten depender de nadie para poder cuidar a su familia.

Y en este camino tenemos que empezar por los jóvenes, en impulsar su desarrollo y su progreso. El 71% de los titulares de Potenciar Trabajo tienen menos de 41 años y entre ellos hay casi 200.000 jóvenes menores de 24 años. Tenemos que reconvertir el plan que hoy reciben en formación y en beneficios para las empresas que los contraten. 

Tenemos la responsabilidad de darles un futuro posible a todos los jóvenes que hoy lo están buscando afuera.

  • Reconversión de planes para jóvenes en trabajo
  • Mi primer trabajo: incentivos para contratar a jóvenes
  • Monotributo gratis por un año para jóvenes
  • Derogación de la Ley de Alquileres
  • Ventanilla Única Mujeres Emprendedoras

Vamos a pelear en el Congreso por la transparencia y las instituciones. Tenemos que garantizar el respeto por la libertad y ofrecer una alternativa que le ponga un freno a los atropellos, para poder salir adelante.

  • Salarios Diputados y Senadores: subas iguales a la actualización de las jubilaciones 
  • Terminar con los privilegios del Estado: basta de jubilaciones de privilegio 
  • Portal único de transparencia: DDJJ completas e históricas + información de compras públicas 
  • Ficha limpia: para impedir que quienes tengan condena con confirmación de instancia superior en casos de delitos contra la administración pública vinculados a la corrupción sean precandidatos, candidatos o autoridades partidarias
  • Fondos recuperados de la corrupción para emergencias (COVID) 
  • Facilitar altas jubilatorias: menor plazo y actualización del retroactivo 

Bio

¡Hola! Soy María Eugenia Vidal, o “Mariu” si sienten la confianza de decirme así. Tengo 47 años y nací en el histórico barrio de Flores, un barrio al que le tengo especial cariño porque es donde pasé toda mi infancia y mi adolescencia. Vivíamos sobre la calle José Bonifacio al 2200, a la vuelta del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia, donde estudié desde el jardín hasta la secundaria. Cuando egresé, supe que mi futuro estaba en cambiar la realidad. Por eso, me anoté en la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Católica Argentina.

Tengo muchas convicciones, pero la principal y la que rige todo el resto es que hacer política es estar, es escuchar y, sobre todo, es hacer, hacer y hacer para transformar la vida de las personas. Y para hacer hay que caminar, escuchar, ver, abrazar y conocer. Mi carrera empezó en el Grupo Sophia, una organización que creó mi amigo y compañero Horacio Rodríguez Larreta; tuve varios roles en diferentes lugares de la administración pública tanto en la Ciudad como el Gobierno nacional y de 2011 a 2015 tuve la enorme tarea de acompañar a Mauricio Macri como vicejefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En 2015, enfrenté un gran desafío, y me convertí en la primera mujer electa como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires.

Cada cual tiene un valor y suma su granito de arena desde el lugar que elige. Hoy, mi decisión es acompañar a todos los argentinos en el Congreso, desde donde salen las leyes que defienden nuestros valores y enriquecen el sistema democrático, como diputada por la Ciudad de Buenos Aires. Quiero defenderlos de los abusos de poder, de los atropellos, de la indiferencia y la resignación. Quiero hablar por quienes no son escuchados, llevar las ideas de quienes creen que nunca van a tener una oportunidad porque nadie se las dio, y seguir construyendo un país en el que crecer y proyectar un futuro sea la regla y no la excepción.

Pero, por sobre todas las cosas, quiero estar cerca. Por eso te invito, los invito, a caminar lado a lado, hombro con hombro, por todo lo que nos une. Sigamos peleándola juntos.

redes